Tribunal de Justicia de la Unión Europea: decisiones contra Irlanda y Rumanía en el contexto de la lucha contra el blanqueo de capitales

Se condena a Rumanía e Irlanda a pagar a la Comisión, respectivamente, una suma global de 3.000.000 de euros y 2.000.000 de euros.

Estos dos Estados miembros no han transpuesto plenamente la Directiva sobre la prevención de la utilización del sistema financiero con fines de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo en el plazo establecido.

La Directiva 2015 / 8491️⃣ tiene como objetivo prevenir el uso del sistema financiero de la Unión Europea con fines de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Los Estados miembros tenían que transponer esta directiva a su legislación nacional a más tardar el 26 de junio de 2017 e informar a la Comisión Europea de las medidas adoptadas al respecto.

El 27 de agosto de 2018, la Comisión interpuso dos procedimientos de infracción ante el Tribunal, considerando que Rumanía, por una parte, e Irlanda, por otra, no habían cumplido en el plazo fijado para ellos en los respectivos dictámenes motivados, transpuso íntegramente la Directiva 2015/849 ni comunicó las correspondientes medidas nacionales de transposición. Además, solicitó, sobre la base del artículo 260, apartado 3, del TFUE2️⃣, condenar a Rumanía e Irlanda,
por un lado, al pago de una multa diaria, a partir de la emisión de la sentencia por haber incumplido la obligación de comunicar las medidas de transposición de esta misma Directiva y, por otro lado, al pago de una Suma global.

Posteriormente, la Comisión informó al Tribunal de que retiraba parcialmente su recurso al dejar de solicitar la imposición de una multa diaria, ya que esta solicitud había quedado sin objeto tras la plena transposición de la Directiva 2015 / 849 en la legislación rumana e irlandesa.

En este contexto, Rumanía e Irlanda impugnaron la aplicación del régimen de sanciones previsto en el artículo 260, apartado 3, del TFUE. Estos dos Estados miembros también sostuvieron que la solicitud de la Comisión de imponer el pago de una cantidad global no solo es injustificada, sino también desproporcionada a la luz de los hechos del caso y del objetivo de este tipo de sanción pecuniaria. Criticaron a la Comisión por no haber motivado de manera detallada y caso por caso su decisión de solicitar la imposición de tal sanción en el presente caso.

Mediante dos sentencias dictadas en la Gran Sala el 16 de julio de 2020, la Corte confirmó las acciones interpuestas por la Comisión. Por tanto, constató, en primer lugar, que, al expirar el plazo fijado para ellos en el dictamen motivado, Rumanía e Irlanda no habían adoptado las medidas nacionales de transposición de la Directiva 2015 / 849 ni comunicó a la Comisión tales medidas y, por tanto, incumplieron las obligaciones que les incumben en virtud de dicha Directiva.

En segundo lugar, el Tribunal sostuvo que el artículo 260 TFUE, apartado 3, debe aplicarse en los presentes asuntos 3️⃣. De hecho, la Corte recordó que la obligación de comunicar
Las medidas de transposición, en el sentido de dicha disposición, se refieren a la obligación de los Estados miembros de transmitir información suficientemente clara y precisa sobre las medidas de transposición de una directiva. El cumplimiento de esta obligación significaba en los presentes casos que los Estados miembros indicaran, para cada disposición de dicha Directiva, la disposición o disposiciones nacionales que aseguran su transposición. Observando que la Comisión había demostrado que Rumanía e Irlanda no comunicaron las medidas de transposición de la Directiva 2015/849 en el plazo fijado por el dictamen motivado, el Tribunal dictaminó, en primer lugar, que el incumplimiento así constatado se enmarca dentro del del alcance de esta disposición.

En segundo lugar, el Tribunal recordó que no corresponde a la Comisión motivar caso por caso su decisión de solicitar una sanción pecuniaria con arreglo al artículo 260, apartado 3, del TFUE. De hecho, consideró que las condiciones de aplicación de esta disposición no podían ser más restrictivas que las que establecen la aplicación del artículo 258 TFUE, en la medida en que el artículo 260, apartado 3, TFUE solo constituye «una forma accesoria de procedimiento de infracción, cuya ejecución es competencia discrecional de la Comisión, sobre la cual el Tribunal no puede ejercer control judicial. Esta falta de motivación no afecta a las garantías procesales del Estado miembro de que se trate, en la medida en que el Tribunal de Justicia, al imponer tal sanción, está sujeto a la obligación de motivación.

Sin embargo, el Tribunal aclaró que la Comisión sigue obligada a motivar la naturaleza y el monto de la sanción pecuniaria solicitada, teniendo en cuenta al respecto las orientaciones que adoptó, ya que, en el marco de un procedimiento iniciado en aplicación del artículo 260, apartado 3, del TFUE, el Tribunal sólo tiene una facultad discrecional limitada. En efecto, en caso de constatación de incumplimiento por parte de este último, las propuestas de la Comisión vinculan al Tribunal en cuanto a la naturaleza de la sanción pecuniaria que puede imponer y al importe máximo de la sanción que puede imponer.

En tercer lugar, en lo que respecta a la imposición de una suma global en los presentes asuntos, el Tribunal recordó que el objetivo perseguido por la introducción del mecanismo contenido en el artículo 260 TFUE, apartado 3, no es solo animar a los Estados miembros a que pongan fin, lo antes posible, a una infracción que, en ausencia de tal medida, tenderá a persistir, pero también a agilizar y acelerar el procedimiento de imposición de sanciones pecuniarias por incumplimiento de la obligación de notificar una medida nacional de transposición de una directiva adoptada con arreglo al procedimiento legislativo. Así, sostuvo que una solicitud de la Comisión, como en el presente caso, que solicitaba la imposición de una suma global no puede ser rechazada por desproporcionada por el solo hecho de que se refiere a un incumplimiento que, si bien habiendo durado en el tiempo, finalizado con el examen de los hechos por la Corte, en la medida en que la orden de pago de una cantidad global se fundamenta en la apreciación de las consecuencias del incumplimiento el Estado miembro afectado por los intereses públicos y privados, en particular cuando la infracción ha persistido durante un período prolongado.

En cuarto lugar, en cuanto al cálculo de la suma global que procede imponer en los presentes casos, la Corte recordó que, en ejercicio de su discrecionalidad en la materia enmarcada por Propuestas de la Comisión, le corresponde fijar el importe de la suma global cuyo pago puede ordenarse a un Estado miembro con arreglo al artículo 260, apartado 3, del TFUE, de tal forma que por una parte, adaptada a las circunstancias y, por otra, proporcionada a la infracción cometida. Entre los factores relevantes a este respecto se encuentran elementos como la gravedad del incumplimiento constatado, el período durante el cual persistió y la capacidad de pago del Estado miembro de que se trate.

1 - En cuanto a la gravedad de la infracción, el Tribunal de Justicia declaró que, si bien Rumanía e Irlanda pusieron fin a la infracción alegada durante el procedimiento, el hecho es que esta infracción existía la expiración del plazo fijado en los respectivos dictámenes motivados, por lo que no se ha garantizado en todo momento la eficacia del Derecho de la Unión.

2o - En cuanto a la apreciación de la duración de la infracción, el Tribunal recordó que, en principio, debe considerarse que se produce en la fecha en que el Tribunal evalúa los hechos, es decir, en la fecha de cierre. del procedimiento. En lo que respecta al inicio del período que debe tenerse en cuenta para determinar el importe de la suma global que se impondrá de conformidad con el artículo 260, apartado 3, del TFUE, la fecha que se utilizará para evaluar la duración del incumplimiento no es la expiración del plazo fijado en el dictamen motivado (utilizado para determinar la multa diaria que debe imponerse), sino la fecha en la que expira el plazo de transposición previsto por la Directiva en cuestión. Esta disposición tiene por objeto animar a los Estados miembros a transponer las directivas dentro de los plazos establecidos por el legislador de la Unión y garantizar la plena eficacia de la legislación de la Unión. Cualquier otra solución pondría además en entredicho la utilidad de las disposiciones de las Directivas que fijan la fecha en la que deben entrar en vigor las medidas de transposición de las mismas y conceden un período adicional de transposición, cuya duración además, variaría en función de la rapidez con que la Comisión inicie el procedimiento administrativo previo, sin tener en cuenta, no obstante, la duración de dicho plazo a la hora de evaluar la duración de la infracción controvertida. En consecuencia, el Tribunal concluyó que la infracción por parte de Rumanía e Irlanda continuó durante poco más de dos años.

3o - En cuanto a la capacidad de pago del Estado miembro en cuestión, el Tribunal recordó que es necesario tener en cuenta la evolución reciente del producto interior bruto (PIB) de este Estado miembro, como ocurre en la fecha del examen de los hechos por la Corte.

Por consiguiente, teniendo en cuenta todas las circunstancias de los presentes asuntos y teniendo en cuenta la facultad discrecional conferida al Tribunal por el artículo 260 TFUE, apartado 3, el Tribunal ordenó a Rumanía e Irlanda pagar la Comisión, respectivamente, una suma global de 3.000.000 de euros y 2.000.000 de euros.

RECORDATORIO

Una acción por incumplimiento de las obligaciones, dirigida contra un Estado miembro que haya incumplido sus obligaciones en virtud del Derecho de la Unión, podrá ser interpuesta por la Comisión o por otro Estado miembro. Si el Tribunal de Justicia constata la infracción, el Estado miembro de que se trate deberá cumplir la sentencia lo antes posible.
Cuando la Comisión considere que el Estado miembro no ha cumplido la sentencia, podrá interponer un nuevo recurso solicitando sanciones pecuniarias. Sin embargo, si las medidas de transposición de una directiva no se comunican a la Comisión, a propuesta de ésta, el Tribunal de Justicia podrá imponer sanciones, en la fase de la primera sentencia.

1️⃣ Directiva (UE) 2015/849 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de mayo de 2015, sobre la prevención del uso del sistema financiero con fines de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo, que modifica el Reglamento (UE) n. 648/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo y por la que se deroga la Directiva 2005/60 / CE del Parlamento Europeo y del Consejo y la Directiva 2006/70 / CE de la Comisión (DO 2015, L 141, p. 73).

2️⃣ El artículo 260, apartado 3, del TFUE permite al Tribunal imponer al Estado miembro de que se trate una sanción pecuniaria (suma global o multa diaria) en caso de incumplimiento de la `` obligación de comunicar las medidas de transposición de una directiva de la Unión ”a la Comisión.

3️⃣ El Tribunal aplicó esta disposición del Tratado FUE por primera vez en su sentencia de 8 de julio de 2019, Comisión / Bélgica (artículo 260, apartado 3, TFUE - Redes de banda ancha), C-543/17; ver también PC No. 88/19.

Virginie Gastine Menou
RIESGOS Y USTED

¡Comparte el artículo en las redes!

Artículos reciente:

Nombramiento - Justine BERNADAT

Controller para la lucha contra el blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo (LCB-FT) en la Autoridad de Control y Resolución Prudencial LinkedIn Presentar oferta de trabajo: ...

Nombramiento - José Alberto Rodríguez Ruiz

🔹Jefe DPO 🔹CNIL / AFNOR-Certified 🔹Ponente 🔹Ayuda a más de 75 millones de usuarios LinkedIn Presentar una oferta de trabajo: https://graces.community/recruters/ Consulta las vacantes que más te convengan: ...

Nombramiento - Salsabil BOUCHRI

Responsable de Cumplimiento en BNP Paribas Cardif LinkedIn Envíe una oferta de trabajo: https://graces.community/recruters/ Consulte las ofertas que más le convengan: ...

es_ESEspañol
es_ESEspañol fr_FRFrançais en_USEnglish